El curtido vegetal se remonta a la prehistoria, cuando el ser humano aprendió a utilizar y trabajar las pieles de los animales para transformarlas en ropa y utensilios. El curtido vegetal comenzó a desarrollarse cuando el hombre vio los resultados de poner las pieles en contacto con cortezas, hojas y troncos de madera.

Las zonas que entraban en contacto se manchaban y, con el tiempo, al iniciarse el proceso de putrefacción, estas zonas, inicialmente dañadas, acababan saliendo completamente indemnes de la descomposición.

Piel, curtido vegetal

El proceso de curtición vegetal se basa en el uso de unas sustancias conocidas como taninos, estos vegetales se extraen de distintos árboles y arbustos, pero primeramente del roble, castaño y acacia.

Los taninos son sustancias orgánicas que se unen a las moléculas de colágeno de las pieles animales uniéndolas, esto debido a que, reaccionan con las proteínas del colágeno; aportan gran resistencia a la piel.

Aunque el curtido vegetal es un proceso artesanal tradicional que ha pasado de generación en generación; en la actualidad se utilizan tanto recetas antiguas como tecnologías de punta.

El proceso del curtido vegetal ha evolucionado con el transcurrir del tiempo gracias a una selección más adecuada de plantas para la extracción de los taninos; esto aunado a la mejora de los métodos de producción.

El curtido vegetal se utiliza para producir cuero curtido vegetal, que gracias a su resistencia puede ser usado para la elaboración de zapatos, bolsos, cinturones, entre otros objetos.

Si te preocupa el medio ambiente, puedes estar tranquilo porque el proceso de curticion vegetal es mucho más sostenible y no supone ningún riesgo para la salud.

curtido vegetal

Curtición vegetal, proceso:

Las pieles son introducidas en unas barricas de madera donde se ponen en contacto con una solución rica en taninos naturales.

Las pieles permanecen en estos envases durante tres semanas colmándose al máximo de los taninos, luego se sacan y empieza la fase de secado.

El secado debe realizarse de manera natural, para ello, las pieles se extienden de forma que el aire circule entre ellas consiguiendo el secado.

Después se dividen y rebajan las pieles totalmente secas, en este punto, a las pieles se les puede aplicar cualquier tipo de color para alcanzar los tonos deseados.

El siguiente paso es tratar las pieles con aceites vegetales y cera de abejas que les aportan brillo e hidratación.

Finalmente, las pieles se extienden y se dejan secar de nuevo para conseguir la fijación de estas sustancias; al secarse de las pieles están totalmente curtidas y lisas para ser utilizadas.

Con el proceso de curtición vegetal las pieles adquieren mayor resistencia al calor, además se evita la putrefacción, es decir, el ataque de microrganismos y microbios.

La habilidad de los maestros curtidores, y su lenta elaboración hacen del cuero curtido vegetal, un producto único que puede envejecer sin echarse a perder.

Y si se trata de habilidad y experiencia, en Curtidos Menacho, somos expertos en curtidos de pieles, por eso te ofrecemos los mejores productos.

La venta de cuero es nuestra especialidad, visita nuestra tienda online y compra lo mejor de lo mejor para los trabajos de marroquinería.

Ya seas artesano particular o empresario, Curtidos Menacho, es tu mejor elección porque te ofrecemos la mayor calidad