Desde sus inicios, la humanidad se ha valido del cuero y piel para una gran cantidad de aplicaciones, una de ellas es la fabricación de calzados, bolsos y diferentes prendas. Varios animales producen cueros de diferente calidad. Esto significa que hay muchos tipos de cueros para la confección de zapatos y otras piezas de vestir. En este artículo te contamos un poco acerca de los  diferentes tipos de cueros y pieles y sus aplicaciones en el mundo de la moda.

Piel de Becerro

La piel de becerro es uno de los tipos de cuero más utilizado para fabricar zapatos de hombre de alta calidad. Como su nombre lo indica, proviene de la piel de terneros jóvenes que suelen tener más de 3 meses. Una piel muy apretada y con pocas imperfecciones, es el material perfecto para la mayoría de zapatos y prendas de vestir de alta gama.

Si bien no requiere un mantenimiento pesado, es importante pulirla y nutrirla para que no se seque ni se agriete. Si se desea confeccionar piezas formales de alta calidad, la piel de becerro es una opción segura.

Piel de vaca

No hay muchas diferencias entre la piel de becerro y la piel de vaca. Ambas provienen del mismo animal. Sin embargo, la piel de vaca deriva de un ganado más viejo y es un subproducto de la industria cárnica. La piel de vaca es más gruesa pero pasa por procesos de curtido similares a los de la piel de becerro. El grosor, la resistencia añadida y la naturaleza fibrosa hacen que el cuero y  piel de la vaca sea un material excelente para botas de trabajo o zapatos de uso rudo.

Piel de cerdo

Si bien, el cuero de este animal no es tan común en la fabricación de calzados, la piel de cerdo es uno de los tipos de cuero más famosos gracias a sus múltiples usos. Por ejemplo: la elaboración de guantes y balones de fútbol. Una opción de moda, no extremadamente cara, suave y duradera, es el cuero de cerdo, ideal para zapatos casuales y muchas otras piezas de vestir.

Piel de cabra

Entre los diferentes tipos de cueros encontramos la piel de cabra. El cuero de este animal es bastante fino pero muy flexible y resistente. Las prendas elaboradas con el cuero y piel de cabra suelen ser bastante costosas, sobre todo si se trata de cabras jóvenes.