¿Qué es el cuero vegetal?

Es un tipo de cuero animal el cual cuenta con la diferencia de estar curtido con taninos vegetales, solubles en agua y alcohol. Por lo que, el proceso de realizar el cuero vegetal es más largo pero da como resultado un cuero más resistente. Este tipo de cuero curtición vegetal es completamente ecológico por lo que también se le conoce como “cuero ecológico”.

¿Por qué usar el proceso de cuero curtición vegetal?

La curtición vegetal nos provee el cuero vegetal el cual posee un proceso no contaminante y completamente ecológico para cuidar nuestro medio ambiente. Por lo que, principalmente los últimos años ha agarrado más fuerza este tipo de curtición para que las empresas empiecen a aplicarlo.

  1. El proceso de curtido no daña el medio ambiente.
  2. El cuero vegetal es un tipo de cuero biodegradable, por lo que la contaminación del mismo se reduce.
  3. Es un cuero muy resistente, especialmente a los rasguños y a nuestras mascotas.
  4. No es un material que tiende a romperse o dañarse con facilidad.
  5. Es cómodo y suave.
  6. El cuero vegetal es duradero, por lo que comprar este producto te ahorrará dinero en artículos posteriores y, además, estás beneficiando al medio ambiente.

¿Curtición vegetal o curtición de cromo?

Muchas personas se tienden a preguntar por los acabados vegetales o naturales pensando que este tipo de curtición es de mejor calidad o menos contaminante que la curtición al cromo.

A día de hoy podemos afirmar que esa creencia no es correcta, ya que los avances tecnológicos, la legislación medioambiental y las normativas mundiales hacen muy difícil que cualquier tipo de curtición sea perjudicial para la salud o el medio ambiente.

Por un lado la Curtición Vegetal, que es uno de los procesos de transformación de la piel más antiguos que se conoce, se utilizaban cortezas y extractos de roble, castaño u otras especies y pigmentos naturales.

Aunque actualmente estos productos naturales se han sustituido por otros de productos químicos.

La Curtición Vegetal tiene un aspecto más natural, pero sus acabados son más rígidos y la variedad de colores es limitada.

El proceso de curtición Vegetal es más lento y necesita 4 veces más agua que otros tipos de curtición.

La Curtición al Cromo se inventó en 1858 y reemplazó los taninos naturales por minerales.

El Curtido al Cromo se popularizó rápidamente ya que se podía curtir, teñir y terminar la piel prácticamente en un solo día.

Además permite producir más cantidad de cueros en menos tiempo haciéndolos más suaves, más flexibles y con más variedad de colores.

El gran inconveniente de la Curtición al Cromo es que es un mineral altamente contaminante. Actualmente la legislación medioambiental obliga a las curticiones a tener estrictos procesos de reciclado del agua, del cromo y de otros compuestos que después se vuelven a utilizar.